domingo, 12 de marzo de 2017

Diálogo con Arturo Pérez-Reverte
                 



          Arturo Pérez Reverte (Cartagena, España, 1951) es autor de una vasta  y difundida obra literaria, donde destacan “El maestro de esgrima”, “La tabla de Flandes”, “Territorio comanche”, “El Club Dumas”, la serie de “Las aventuras del capitán Alatriste”, “El francotirador paciente” y, en fin, la reciente “Falcó”  (Alfaguara).  Varias de ellas han sido llevadas al lenguaje del cine.
Pérez-Reverte fue veintiún años reportero, especialista en temas de terrorismo y obtuvo el Premio Asturias de Periodismo por su cobertura para TVE de la guerra de la ex/Yugoeslavia. Integra la Real Academia Española.
Siguen momentos del extenso diálogo que he mantenido con el famoso escritor español.

--¿Cuando nació tu  vocación por la escritura de ficciones?
--Soy un escritor tardío; empecé a los 35 años cuando escribí una novela por casualidad, para contar un episodio. Y como funcionó, escribí otra. Como también gustó, hice la tercera y se convirtió en un éxito. Y así me encontré convertido en un escritor exitoso sin habérmelo propuesto, cosa que, por otra parte, me alegra muchísimo.
             --¿Es cierto, como leí en algún lugar, que tú dijiste que te gustaría ser un escritor de minorías?
--No, no… Mira, eso ha sido una broma de mi parte que han tomado en serio. Me gusta contar historias y me gusta que se lean. Conseguirlo, lo considero un gran premio. Cuando veo en una librería mis libros, allí, entre Vargas Llosa y Stephen King, bueno, eso me llena de satisfacción y de orgullo…
             --¿Cuál es tu relación con el cine?
-- Mi relación con el cine es accidental, debida a los amigos, sabes, que me piden un guión y esas cosas, pero nada más. Lo mío es la literatura. Voy al cine, veo las películas y algunas me gustan y otras menos; es lo que ha pasado cuado he visto películas sobre mis libros, que unas me gustan y otras no tanto. Lo mío no es el cine, es la literatura. Aunque el cine te deja buen dinero…
--Lo tuyo, podríamos decir, que es la literatura y el mar…
--Sí. Soy escritor y marino. Escribir es hacerse un nido, como las aves, es organizar el mundo para hacerlo más confortable. Y el mar, sabes, es como la vida. Es un lugar peligroso, bonito, donde estás solo y dependes de tí mismo. Es lo que a mí me gusta.
--¿Y no sientes nostalgias del tiempo en que fuiste periodista, reportero?
            --No, no, para nada. Aquello está fuera de mi vida. Siento nostalgias de la juventud, pues ahora echo en falta aquellos años, veinte años, treinta años, en los que había inocencia, amigos, buena forma y salud.
--Sí, cuando éramos inmortales…
--¡Hombre!, qué bien lo has dicho…